Crónica de un chal infinito

2 jun. 2014

Este post se lo debía a Laia de Llanarium desde hacía meses…y cuando digo meses no exagero ni una pizca. En el mes de enero os hablé de la bonita tienda de Laia en pleno centro de Barcelona, muy cerquita de Plaza Cataluña. Pero tenía pendiente explicaros qué proyecto me llevé de sus clases de agujas circulares.




Me había propuesto aprender si o si a utilizar este tipo de agujas. Todo el mundo hablaba maravillas de las circulares y yo sólo hacía que pelearme con ellas.  Así que me apunté al curso de Laia en el que nos enseñó a tejer en modo continental los puntos básicos y también a cómo aumentar y disminuir puntos para hacer calados.

El chal "infinito" en eterno proceso
Así que me compré un bonito ovillo de lana con la intención de acabar el chal el mismo invierno. Y tanto que era una intención! Llegué a deshacer lo tejido unas   siete veces y pensé en dejarlo estar. Suerte de Laia que todas las veces que me acerqué a Llanarium me volvía a explicar en qué me había equivocado. Así que este post es del más absoluto agradecimiento, por no haber desistido conmigo y aquí está el resultado!!




Si os animáis a probar, encontraréis toda la info de los próximos cursos en la fanpage de Llanarium en Facebook. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario